Hace unos meses, acudí a una formación a cargo de la escritora y profesora Sylvia Aguilar. Era una formación para profesores de escritura que me dejó muy buen sabor de boca. Encontré algunos recursos que aplicar a mis clases y, a la vez, algunas herramientas interesantes para mi propia escritura. Una de esas herramientas es la bibliografía anotada para proyectos y de eso es de lo que me gustaría hablaros hoy.

La bibliografía anotada es un recurso más o menos común que emplean muchos estudiantes de doctorado mientras están escribiendo la tesis. O eso me han dicho, claro, que yo, de momento, tesis ninguna. El caso es que se puede emplear este recurso para ayudarnos en la planificación y la escritura de un proyecto narrativo. En este caso, de uno de largo recorrido; sea un proyecto de novela, de libro de relatos, de poesía, de ensayo, etc.

Bibliografía anotada para tus proyectos, Itinerario de Literatura Fantástica, Terror y Ciencia Ficción, Escuela de Escritores -IMG2-404

Esta bibliografía no es otra cosa que un listado de recursos que nos hayan servido o nos puedan servir para nuestro proyecto. Pueden ser libros, pueden ser películas, discos, artículos, cuadros, etc. Todo lo que nos vaya a ayudar y sea catalogable.

Aunque, eso sí, no se trata de un simple listado. Junto al nombre y al autor del recurso o de la pieza artística, deberemos escribir tres apartados:

Bibliografía anotada para tus proyectos, Itinerario de Literatura Fantástica, Terror y Ciencia Ficción, Escuela de Escritores -IMG4-62
  • Un resumen: De qué trata esa pieza o ese recurso, de qué habla. Es importante que facilitemos la información necesaria para recordar la pieza sin excedernos y ser demasiado exhaustivos. Nos tiene que servir a nosotros, no necesariamente a cualquiera que se acerque al documento.
  • Impacto personal: Es decir, qué es lo que nos ha impresionado o llamado la atención de ese recurso o de esa pieza artística. Quizás la conexión con el proyecto no sea tanto temática como emocional. En ese caso, deberemos estar atentos a este apartado, puesto que aquí consignaremos también qué impacto emocional nos ha supuesto (si es que ha tenido alguno).
  • Utilidad para el proyecto: Por último, es importante señalar por qué ese recurso es relevante, por qué se encuentra en esta lista. Rellenar este apartado nos hará reflexionar no solo sobre la pieza seleccionada, sino sobre nuestro proyecto y lo que queremos conseguir con él. Puede que ese recurso tenga una conexión estilística, estructural, emocional o temática con nuestro proyecto. Da lo mismo, pero es importante que seamos conscientes de que esa conexión existe y, sobre todo, de que seamos conscientes de cuál es.

Mi propuesta personal es hacer dos listados: el primero con las obras que creemos que pueden ser interesantes, pero que no hemos analizado todavía; y un segundo listado en el que ya incluimos solo las obras analizadas. Sería en este segundo listado en el que responderíamos a los tres apartados que acabamos de ver.

El primer listado no sería más que un apartado de notas donde apuntamos recomendaciones que nos hace gente que conoce nuestro proyecto, recursos con los que nos encontramos de forma causal o que conocemos de manera superficial. La razón de no pasarlo todo a la segunda lista desde el primer momento es evidente: muchas veces nos equivocaremos (o lo harán aquellos que nos recomienden algún recurso) y ese elemento de la lista no tendrá ninguna utilidad para el proyecto (aunque pueda tenerlo para otros proyectos futuros).

Bibliografía anotada para tus proyectos, Itinerario de Literatura Fantástica, Terror y Ciencia Ficción, Escuela de Escritores -IMG3-46

Los beneficios de esta bibliografía son múltiples. Muy parecidos a los que podríamos obtener de las lecturas que realizamos durante la realización de un proyecto (tema del que os hablé en este otro artículo):

  • Te ayuda a reflexionar: Cuando respondes a los tres apartados de la bibliografía, estás realizando un ejercicio de análisis que hará no solo que conozcas mejor la obra en la que estás trabajando, sino que seas capaz de absorber de una manera más eficiente, los conocimientos, herramientas y trucos del recurso en cuestión. Realizar esta reflexión potenciará los beneficios de la lectura y, por lo tanto, será más directa la aplicación a la escritura del proyecto.
  • Te genera un mapa de lecturas: A veces, cuesta elegir por dónde continuar cuando estamos trabajando en un proyecto y queremos leer algo relacionado. Tener todas las opciones anotadas, nos ayudará a elegir sabiamente aquello que necesitemos en cada momento y nos permitirá, además, mantenernos siempre centrados en el proyecto. Siempre que nos encontremos atascados, es recomendable buscar entre estos recursos y probar algunos que sean diferentes a lo que hemos estado probando hasta ahora. Por ejemplo: visitar una exposición fotográfica en lugar de leer un décimo artículo en Internet.
  • Amplía tus puntos de vista: Esta variedad de recursos hará, además, que tengamos muchos puntos de vista distintos con los que enriquecer nuestra mirada. Recordad que nuestro bagaje y nuestro punto de vista son fundamentales para conseguir una obra auténtica y verdaderamente valiosa. Cuanto más variado el alimento, más sano el cuerpo. Os lo dice alguien que ve series, va a museos, lee cómics, poesía y ensayo.
Bibliografía anotada para tus proyectos, Itinerario de Literatura Fantástica, Terror y Ciencia Ficción, Escuela de Escritores -IMG1-290

En mi caso, yo sí tenía un listado, aunque no anotaba nada más que el nombre y el autor y, sinceramente, se reducía a libros; casi todo novelas. Y es una pena, sobre todo teniendo en cuenta que, como he dicho antes, soy una persona que se acerca a todo tipo de contenido cultural que pueda ayudarme en mi proyecto. Creo que llevar una sistematización de estos recursos puede ayudarme mucho a la hora de la revisión, ese monstruo tan temible para mí.

Desde luego, yo es un recurso que pienso poner en práctica no solo como profesor, pidiéndoles a los alumnos que creen uno para sus proyectos, sino que lo voy a aplicar para mi próximo proyecto. He tenido la suerte, además, de que esta información me ha llegado justo antes de embarcarme en la planificación del mismo. Os contaré el resultado cuando haya terminado el proyecto. Creo, incluso, que lo añadiré al uso que le doy al bullet journal (del que os hablaré más adelante) para la escritura de mis proyectos.

¿Qué os ha parecido? ¿Realizáis algo similar, aunque lo llaméis de otro modo?