Análisis de «Un juego de niñas» de Medardo Fraile

POR INÉS ARIAS DE REYNA

Medardo Fraile escribió «Un juego de niñas», relato que hoy nos ocupa, en 1954. Se publicó en Madrid, dentro de la antología Cuentos con algún amor, primera obra con la que se dio a conocer este autor y que fue editada por José María Cabezali. La crítica suele ubicar a Fraile en la generación del Medio Siglo, junto a autores como Aldecoa, Sánchez Ferlosio, Fernández Santos, Matute o Martín Gaite; aunque cultivó varios géneros, donde sobresale este autor es en el relato breve.

En «Un juego de niñas», Fraile se muestra como ese «hipotético autor realista» —como lo define Ángel Zapata en el prólogo a Escritura y verdad: cuentos completos (Páginas de Espuma, 2004)—. Me permito añadir que aquí, Fraile, se desbanca del realismo y se deja acunar por lo fantástico. Y lo consigue a través de un juego de isotopías más que reseñable. Nos habla de luces y de sombras, al tiempo que nos deja entrever el miedo a envejecer y el ansía por la eterna juventud.

Continuar leyendo “Análisis de «Un juego de niñas» de Medardo Fraile”

La metáfora de situación

En esta entrada me gustaría hablar de un recurso estilístico que está muy extendido y que muchas veces hemos usado y leído, pero que pocas veces hemos analizado. A veces incluso lo hemos usado sin saber que lo estábamos usando: la metáfora de situación.

Empezaremos recordando la definición de metáfora que nos da la RAE en su versión digital a día de hoy: «Traslación del sentido recto de una voz a otro figurado, en virtud de una comparación tácita, como en las perlas del rocío, la primavera de la vida o refrenar las pasiones.». Tranquilos que yo traduzco: Transvasar de un término a otro de la metáfora alguna de sus características comunes. En el ejemplo de las perlas del rocío, estamos trasladando el brillo y el valor estético de una perla a una gota de rocío.

Partiendo de esa definición, una metáfora de situación será aquella metáfora en la que los elementos comparados sean situaciones. Muchas veces la comparación no será explícita, sino que el lector realizará esa conexión mediante la cercanía de las dos situaciones. En el relato «Conservación» de Raymond Carver, por ejemplo, se habla de la situación sentimental de una pareja y su posterior deterioro hasta la ruptura utilizando como metáfora de situación una nevera que se estropea. La nevera nunca se compara con la relación de manera directa, pero es la nevera que la pareja comparte en la casa, por lo que la metáfora en este caso funciona por continuidad o proximidad. Yo escribí un relato en una ocasión utilizando el regalo de una cámara de fotos para hablar también de la situación sentimental de una pareja.  Continuar leyendo “La metáfora de situación”