Construir buenos puntos de giro narrativos

 

Lo más normal es que cada historia (sea novela o relato) tenga una sola línea argumental. Es decir: un protagonista que quiere algo, intenta conseguirlo, se enfrenta a fuerzas que se oponen a ello y finalmente lo consigue o no (con su consiguiente cambio). En esos casos encontraremos únicamente un punto de giro principal que separe el planteamiento del nudo y otro que separe el nudo del desenlace.

Un punto de giro será un acontecimiento que se desarrollará en la acción del argumento y que cambiará la dirección del protagonista, obligándole a tomar decisiones y que lo cambiará, algunas veces, un poco.

Continuar leyendo “Construir buenos puntos de giro narrativos”

El desencadenante y su importancia en tus historias

Muchas veces hemos escuchado (o leído) aquello de que un buen comienzo es lo más difícil y lo más importante para una historia. Si conseguimos un comienzo potente, que enganche al lector desde la primera línea, tenemos más de la mitad del camino hecho.

Esta afirmación es debatible, claro está, pero lo que es innegable, es que el comienzo de una narración determina el camino por el que va a ir la historia. Puede que la novela que estamos escribiendo remonte hacia la mitad, pero si un lector tiene que pasar por media novela para que le empiece a compensar, mal vamos.

No voy a hablar aquí directamente de las primeras líneas de nuestras historias, aunque sí que lo haré de manera tangencial. De lo que quiero hablaros esta semana es de otro elemento que compone el comienzo de la novela: el desencadenante.

Continuar leyendo “El desencadenante y su importancia en tus historias”

Lo hizo un mago, el deux ex machina en la fantasía

Esta semana me gustaría tratar el tema de los deux ex machina. El otro día en tuiter leí una conversación en la que se afirmaba que en la literatura fantástica se podía ser más permisivo con estos fallos de coherencia porque existían elementos imposibles. No quise entrar en la discusión, sobre todo porque no conocía a todas las personas implicadas, pero no estoy para nada de acuerdo.

No sé si estáis familiarizados con la expresión latina deux ex machina. Es una expresión que literalmente significa «dios en una máquina» y que hace referencia a los aparatos que, en el teatro griego, hacían bajar al escenario a una deidad para que resolviera el argumento.

Hoy en día, la expresión se usa para referirse a otro tipo de situaciones, sobre todo en la literatura y en el cine. Dicha expresión viene a decir que un elemento externo aparece en la obra, rompiendo su coherencia interna, para resolver el final o para introducir un elemento necesario en la trama o en el guión. Es decir, sacarse un as de la manga. Algunos ejemplos son que el héroe llegue en el último momento a salvar a la doncella, que un coche atropelle al protagonista para terminar un relato, que le caiga un rayo, que le toque la lotería, etc.

Continuar leyendo “Lo hizo un mago, el deux ex machina en la fantasía”