Conste aquí para comenzar que estos consejos sirven tanto para blogs como para canales de Youtube o para cuentas de Instagram, Twitter, grupos de Facebook, etc. Cualquier plataforma en la que un escritor genere contenido con la intención final de vender sus escritos a través de ella o utilizarla como plataforma para darse a conocer.

También es importante aclarar que estas razones solo son válidas para escritores que se encuentran en una situación específica, para nada estamos queriendo decir que no sea recomendable tener un blog de escritor (o, de nuevo, cualquier otra plataforma similar o red social). Es más, si no te encuentras en ninguna de las siguientes situaciones, quizás sea más que recomendable que te plantees crear una plataforma, no tiene por qué ser un blog, para que tu nombre suene por las redes. Pero de este tipo de contenido se han ocupado y se ocupan mucho y muy bien otros blogueros que saben de márquetin para escritores infinitamente más que yo, por lo que vamos a centrarnos en lo contrario; en aquellas veces en las que no es recomendable que crees y mantengas un blog de escritor.

  • Si no tienes tiempo para escribir. Esto es algo obvio, pero que muchas veces los escritores no tienen en cuenta a la hora de crear un blog. Es totalmente cierto que la escritura del blog va a servirte como práctica para tener un buen pulso y cierta soltura con las palabras, pero también es cierto que es una actividad que va a devorar muchas horas de tu vida si quieres hacerlo bien (obviamente, si no quieres hacerlo bien, mejor será directamente que ni lo intentes, pues tu bitácora se perderá en el mar infinito de blogs de escritura que flotan por la red). Lo más probable es que, como escritor principiante, no puedas dedicarte cien por cien a la escritura, por lo que tendrás que arañarle tiempo libre a tus obligaciones para hacerlo. Si el tiempo que vas a dedicarle al blog se lo tienes que quitar a los momentos en los que ibas a escribir, piénsatelo. Si no escribes, ¿qué clase de blog de escritor vas a tener? Si tienes que elegir entre ser bloguero y escritor, elige siempre ser escritor.

  • Si no tienes constancia. Esto también es importante. Cuesta mucho esfuerzo crear un grupo de lectores fieles, pero, como hemos anunciado arriba, la red está plagada de blogs, sobre todo de blogs para escritores, pues parece que hoy en día es una norma crear uno si quieres llegar a vender algún libro. Debes ofrecer a los lectores una dedicación y una atención constante o los perderás. Y no estoy diciendo con esto que haya que escribir todos los días, qué va. Lo que queremos decir es que si solo puedes actualizar una vez al mes, lo hagas todos los meses. O todas las semanas. O todos los días si es que puedes. Si eres inconstante y en tu blog van a acumularse entradas los días que estás inspirado y después no vas a publicar nada durante meses, quizás deberías pensártelo. Es mejor no tener un blog a que tu blog dé una imagen descuidada de ti.
  • Si no tienes nada escrito. Esto también parece una perogrullada, pero no lo es. Hay escritores noveles que antes incluso de haber terminado unos cuantos relatos decentes o el primer borrador de una novela ya se lanzan a la promoción. ¿Promoción de qué? Es verdad que hacerse con un nombre como escritor o como bloguero cuesta tiempo y que no pasa nada por ir poco a poco generando un nombre mientras vamos completando nuestro aprendizaje como escritores. Pero, aun así, me parece un poco arriesgado comenzar una plataforma de escritores sin estar a ciencia cierta convencido de que es eso lo que queremos hacer. ¿Quién sabe si no tendremos la constancia o las herramientas para completar en ningún momento un proyecto literario? ¿y entonces qué?, ¿qué clase de blog voy a escribir?, ¿qué clase de gente lo va a leer?, ¿cuál será la finalidad? Quizás sea recomendable en esas situaciones no lanzarse a la piscina antes de tiempo y asegurarnos de que de verdad podemos hacerlo antes de abrir nuestro blog.

  • Si no lees otros blogs. Esta situación final es exactamente la misma que se da en escritores que no leen libros. A mi modo de ver es algo absurdo. ¿No es un poco pretencioso el querer que otros nos lean pero no hacerlo nosotros?, ¿cómo vamos a saber si lo que estamos contando no es algo que ya se haya dicho o incluso algo que se haya dicho mejor que lo que vamos a decir nosotros? Además, en el mundo de los blogs los contactos son importantísimos porque de unos blogs se suele llegar a otros y la interacción entre blogueros también es una manera de conseguir lectores, que es al final lo que estamos buscando. Si de verdad no nos interesa el mundo de los blogs y solo queremos promocionarnos, quizás es mejor que nos paguemos un anuncio en la tele en lugar de dedicar tanto esfuerzo a llevar un blog. Se nota mucho, como lector, si el escritor que lleva el blog está interesado en el mundillo o solo trata de promocionarse y si el lector se da cuenta de ello, se va a echar hacia atrás y nuestro objetivo no habrá sido alcanzado.

Como conclusión final podríamos decir que es importante tener tiempo e interés en hacer las cosas bien porque, de otro modo, tal y como hemos visto (y habéis podido ver si sois asiduos lectores de otros blogs) puede que el tiro nos salga por la culata y acabemos perjudicando nuestra carrera como escritor (bien por abandonarla por el blog, bien por generarnos una imagen negativa que resulte poco atractiva para los lectores). Lo importante no es tener un blog o no tenerlo, sino saber qué es lo que estoy dispuesto a hacer y saber si va a beneficiarme como escritor o a perjudicarme. Una vez sepamos eso, decidir si es lo que queremos y nos apetece, no lo que debemos hacer. Recordad que lo principal e imprescindible que debemos hacer es escribir y escribir.