Reseña de ‘Entre extraños’ de Jo Walton

Título: Entre extraños

Autor: Jo Walton

Traducción: Francisco García Lorenzana

Editorial: RBA Libros

Páginas: 361

Fecha de lectura: Junio 2017

Esta novela, ganadora del premio Nebula en 2011 y del Hugo en 2012, comienza cuando a Morwenna, una chica galesa, su padre la envía a un internado tras huir de casa de su madre y pasar por un orfanato.

La historia comienza en realidad cuando ha acabado otra historia. Morwenna huye de casa de su madre, una bruja, tras enfrentarse a ella en una batalla mágica para evitar que su madre se haga con el control de espíritus y poderes oscuros. En la  batalla, la protagonista sale lisiada de una pierna y su hermana gemela fallece.

Este comienzo es una de las cosas que más me han gustado de la novela. No se nos cuenta la batalla, sino que se nos cuentan sus consecuencias, la manera en la que Mor intenta rehacer su vida y alejarse de las pérfidas manos de su madre, que aún intenta ejercer influencia sobre ella.

Quizás lo que más puede flaquear en la novela sea la ambientación inicial. Si no supiéramos la fecha al comienzo de cada capítulo, podríamos pensar al comienzo que nos encontramos ante la típica historia de Jane Austen (sobre todo por la desafortunada portada de la versión española). No sé si era una de las intenciones de la autora o que simplemente decidió que no sería verosímil detenerse demasiado en las descripciones tratándose de una primera persona. El caso es que considero necesario que hubiera ahondado un poco más en la atmósfera y la ambientación para ubicar al lector al menos al comienzo de la novela.

La novela está escrita en forma de diario y la voz de la protagonista, sincera y directa, nos sumerge en seguida en el mundo del internado, en la casa de sus tías, en la biblioteca del pueblo y, sobre todo, en el mundo mágico de las hadas y la naturaleza.

La escritura del diario nos ayuda a conocer a la protagonista sin necesidad de intermediarios y a la vez nos va generando intriga sobre qué pasó exactamente en la batalla que ha sucedido justo antes de que el libro comenzara. Conocer lo que pasó y saber si la madre guarda algún truco aún son los principales focos de tensión y toda la intriga y el interés del lector se apoyan en ellos. Hay momentos en que esto no es suficiente y se nos hace monótono y tedioso al narrar una y otra vez la rutina de la protagonista en el internado.

El tratamiento de la magia en el libro es muy sutil. Hay momentos en los que incluso podemos llegar a pensar que todo es una invención de la protagonista para escapar de la realidad. De hecho me hubiera gustado que la autora lo hubiera hecho, pero entonces hubiera escrito otra novela. De la manera en la que lo hace, sin embargo, nos da la sensación de que la magia nos rodea y que existe verdaderamente. Los paisajes verdes de gales ayudan, por supuesto, a creer que eso es posible. Te encuentras la magia de una manera tan natural y tan lógica que es imposible que no creas en ella aunque no puedas verla. Algo así como las meigas, que aunque no creas en ellas, haberlas, haylas.

Es muy destacable, también, la cantidad de lecturas de fantasía y ciencia ficción que contiene el libro. La protagonista, al no poder hacer deporte y no ser capaz de hacer amigas en el internado, se refugia en la lectura de libros. Aparecen mencionados, a veces hasta analizados, más de un centenar de libros (todos de antes de los ochenta, puesto que la novela se ambienta en esa época) que incitan al lector muchas veces a realizar búsquedas e incluso a acercarse a alguna de las obras. Está claro que la autora está pagando un tributo precioso a las lecturas que la hicieron crecer como escritora y como lectora. Hay, además, un ensalzamiento de las bibliotecas, de los bibliotecarios y de su papel como difusores de la cultura. Desde nuestra perspectiva actual da mucha envidia ver la facilidad con la que Morwenna consigue todos los ejemplares que desea sin ningún problema. Al finalizar la lectura tienes la impresión inevitable de haber leído mucho más que un solo libro, como si hubieras acompañado a la protagonista en todas sus lecturas.

La literatura se convierte así en el vínculo que la une a los otros personajes importantes de la historia (los chicos del club de lectura, los bibliotecarios, el padre, el abuelo, etc.). Hay una defensa de la ciencia ficción y la fantasía como género de igual valía que el realismo y la narradora nos lo hace llegar de una forma sutil, pero muy efectiva.

Si eliminamos la magia y las lecturas, el libro nos habla de la adolescencia y de la superación de un trauma. De la integración (de ahí el título, de lo marginada y aislada que se siente la protagonista incluso dentro del mundo mágico) y la soledad de una persona que se siente diferente. La visión totalmente feminista le da un punto irresistible y maravilloso a la obra, fresco y sincero. Da gusto leer novelas así, naturales en las que cualquier chaval adolescente lector que se encuentre un poco aislado de sus compañeros pueda verse reflejado.

Alguna vez, en el análisis de las historias que lee la protagonista e incluso en la organización del internado, me ha parecido detectar cierta crítica encubierta a algunas novelas actuales del tipo Harry Potter. Quizás haya sido totalmente intencionado por la autora el situar la obra en un tiempo en el que esas novelas no existían para evitar comparaciones. Comparaciones que, por otro lado, serían totalmente absurdas e inapropiadas.

El traductor también ha realizado un trabajo impecable.

Mi conclusión: una historia totalmente recomendable, escrita de una forma muy dulce, directa y natural, que es imposible que no te haga creer en la magia.

2 opiniones en “Reseña de ‘Entre extraños’ de Jo Walton”

  1. Hola:
    El libro me gustó mucho. Lo único que me chirrió un poco fueron, precisamente, las opiniones sobre las lecturas. En muchas ocasiones, me daba la impresión de que no estaba escuchando la voz de la protagonista, sino de la autora.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *