Ahoras sí puedes

Financia el Máster desde 212 € al mes. Leer más
 

Preguntas frecuentes

¿Qué es el Máster de Narrativa?
¿En qué consiste la prueba de acceso?
¿Cómo y cuándo me inscribo en la prueba de acceso?
¿Ofrecen becas? ¿Cómo se pueden conseguir?
¿Qué se enseña en el Máster?
¿Quiénes son los profesores del Máster?
Clases magistrales
 

Descargar dossier

Descarga el dossier completo del Máster de Narrativa.
 
 

Así es el Máster de Narrativa

 

El Máster de Narrativa es el primer programa de estudios del mundo hispanohablante creado para formar escritores. Dos años para conocer y practicar el arte y el oficio de la escritura con los mejores profesores y compartir la experiencia de escritores, editores, dramaturgos y expertos en filosofía, literatura, estética, psicología y creatividad.

La IX edición del Máster de Narrativa (2017-2019) asienta sus raíces en la experiencia de las ocho promociones anteriores y los cien alumnos que hasta ahora ha cursado este programa. Además, el plan de estudios desarrollado Escuela de Escritores está avalado por la EACWP, la asociación que agrupa a los más importantes centros de enseñanza de escritura creativa de Europa. | Leer más

 
 

Y después del Máster, somos Escuela

 
Del Máster a finalista del Nadal: en este vídeo Roberto Osa habla de su paso por EdE. Finalizar el Máster es el inicio de un nuevo camino, el del oficio de escritor: aquí repasamos las publicaciones de los alumnos.

 
 

Caballos en la niebla

 

Roberto Osa, alumno de la IV Promoción del Máster de Narrativa, nos cuenta qué le animó a inscribirse en el Máster y cómo Morderás el polvo ha llegado a ser finalista del Nadal y Premio Felipe Trigo de Novela.

«Cuando pienso en el instante en que decidí apuntarme al Máster de Narrativa, siempre recuerdo la cima del Puerto del Palo (Asturias). En una mañana de aguacero y niebla, mientras ascendía a pie por esta montaña, descuidé el sendero y me perdí. Marché largo rato bajo el agua, perdido dentro de una bruma cada vez más densa que me encerraba en mitad de la ventisca. Después de mucho vagar entre los cerros, encontré un sendero y lo anduve, chapoteando sobre los barrizales que ya se formaban por toda la montaña. Seguí caminando hasta toparme con una manada de caballos que me cerraba el paso; serían alrededor de diez, pastaban con parsimonia y me miraban. Hice un par de intentos de sobrepasarlos y continuar por la senda. Pero tenía miedo de avanzar. Miedo a los caballos». | Seguir leyendo

 
 
 

¿Quieres darte de alta en nuestro boletín? Clic aquí